Search
  • Consigue el máximo potencial de ti y de tus equipos
  • hola@iiemocional.com
Search Menu

NO EXISTE TRANSFORMACIÓN DIGITAL SIN CULTURA DIGITAL

La transformación digital ha generado y sigue generando, un gran impacto en el panorama empresarial.  A pesar de su buena adaptación por parte de equipos y sus líderes, a menudo, se encuentran con un obstáculo inesperado una cultura corporativa no adaptada a los nuevos tiempos.

Según indica en su reciente artículo Boston Consulting Group, que ha asesorado a gran cantidad de organizaciones en su transformación digital “La proporción de compañías inmersas en cambio digital, que reportaron buenos resultados financieros era 5 veces superior entre las organizaciones que habían gestionado en paralelo un cambio cultural que aquellas que no habían atendido el tema cultural” 

Incorporar una cultura digital en una organización es factible, pero requiere coherencia entre la estrategia digital y la cultura subyacente en la organización. 

¿QUÉ RASGOS EN LA CULTURA CORPORATIVA DE LA ORGANIZACIÓN SON NECESARIOS PARA EL ÉXITO DE LA TRANSFORMACIÓN DIGITAL?

Cómo sabemos la cultura es la forma de trabajar de un equipo u organización, puede estar escrita o no, la cultura se refleja en los comportamientos de las personas y de los líderes de la organización. La cultura se asienta sobre valores compartidos pero no siempre son los valores corporativos colgados en la pared, son los valores reales que determinan el comportamiento diario de las personas dentro de esa organización. 

Para que una transformación digital prospere se tiene que generar un entorno que posibilite esta transformación, los comportamientos naturales en la organización, la forma de trabajar debe ser un abono y apoyo para el cambio y no al contrario. 

Hay cinco  elementos que configuran una cultura coherente con una estrategia de digitalización pueden :

1 – Orientación externa, más que interna. Una cultura digital anima a los equipos a mirar hacia afuera y a comprometerse con clientes y socios para crear nuevas soluciones. 

2 – Confianza sobre el control. En lugar de recibir instrucciones explícitas sobre cómo realizar su trabajo, se da confianza en la capacidad de decisión de los equipos y miembros de la organización que seguirán empoderados por su instinto y criterio. Este paso requiere tener al equipo adecuado en los puestos adecuados y con la formación adecuada claro!

3 – Audacia y valentía sobre la precaución. Tomar riesgos, fallar rápido y aprender de ellos.

4 – Más acción y menos planificación. En un mundo digital en constante cambio, la planificación y la toma de decisiones deben pasar de tener un enfoque a corto plazo. 

5 – Colaboración sobre l esfuerzo individual. El éxito proviene del trabajo colectivo y el intercambio de información entre equipos. ¿Saben los equipos sacar lo mejor de sus interacciónes, sabes gestionar reuniones productivas, resolver conflictos con inteligencia emocional? Todo ello será importante para que la colaboración real surja y aporte todo su valor. 

En culturas así, los cambios son de rápida implementación, dejamos atrás las organizaciones jerárquicas dónde no se mueve un dedo si no lo indica el jefe y dónde equivocarse está castigado. Es imprescindible fomentar una mentalidad “agile” donde no haya miedos o planes ocultos en la organización y las interacciones informales, se configuran para fomentar el compromiso y fomentar comportamientos que promuevan el desarrollo de la estrategia común.

Los líderes deben reconocer la transformación digital como un cambio de paradigma fundamental y estratégico y por ello, ellos mismos serán los primeros que deberán afrontar su propia transformación en el estilo de liderazgo . Como cualquier transformación importante, una transformación digital requiere un entorno que respalde el cambio. Las formas de trabajo tradicionales nos llevaron hasta aquí pero si queremos seguir avanzando hacia la digitalización no hay excusas, es hora de dar a nuestra cultura organizativa un nuevo enfoque. ¿Estas listo?